Visualización guiada para relajación

¿En ocasiones sientes que ya no puedes más, que estás sobrepasada@ física y mentalmente, que tus responsabilidades o problemas familiares, y/o laborales te superan y te invade la sensación de estar agotad@ y necesitar vacaciones? La vida a veces nos trae retos y situaciones que debemos afrontar con optimismo y paciencia. A través de la visualización guiada para relajación que te propongo, podrás resetear tus emociones y tu cuerpo para librarte del estrés y la pesadez.

Tiempo de lectura 10 minutos. Tiempo del vídeo completo 22 min. Tiempo de práctica del ejercicio 15 min.

Se trata de una técnica de atención plena o mindfullnes muy fácil de aprender que en pocas sesiones sabrás usar allí dónde y cúando lo necesites. Consiste en usar el poder de tu imaginación para trasladarte mentalmente a otro lugar, preferiblemente una escena de un paisaje natural abierto que te sea familiar y que puedas rememorar con el máximo detalle posible.

La ciencia a través de pruebas de diágnostico cerebral ha demostrado que nuestro cerebro vive únicamente en presente. Todos los pensamientos y emociones que percibimos se traducen automáticamente en hormonas que circulan por nuestro organismo preparando a nuestro cuerpo para lo que creemos que nos espera a nuestro alrededor. Cuando se vive constantemente ocupad@ con decenas de tareas por llevar a cabo en una lista interminable de pendientes u  obsesionad@ por situaciones futuribles pendientes de definir, nuestro cuerpo entra en un estado de estrés, donde no es posible llevar a cabo los procesos de regeneración celular que permiten que nuestro organismo se mantenga sano y equilibrado y donde nuestro cerebro no es capaz de crear nuevas ideas que nos ayuden a mejorar.

A través de la relajación volvemos a restaurar ese estado de quietud y seguridad que permite a nuestro organismo detectar la inflamación y desequilibrios existentes para repararlos. Aprender a relajarse y crear una rutina de relajación es clave para mantenernos sanos física y mentalmente.

La visualización para la relajación permite que remomeres algunos de los momentos más bonitos y apacibles que atesoras de una forma sencilla y rápida. Permite que te escapes de tu vida cotidiana por unos minutos y viajes allí donde te apetezca. Nuestro pensamiento es como el mar, puede estar en calma y pausado o revuelto y con marejada. Para navegar con seguridad y poner rumbo hacia tus objetivos necesitas una mente calmada, atenta a las pistas de tu alrededor que te ayude a resolver los desafíos a los que te enfrentarás.

Qué necesitas:

  • Lo primero y más importante de todo es DETERMINACIÓN. Debes proponerte encontrar un momento a lo largo de tu semana o cuando te sientas realmente mal, para parar y dedicarte tiempo. Se que difícil de conseguir, pero cuando termines te sentirás tan orgullos@ de ti mismo que merecerá mucho la pena.
  • Avisa a tu entorno y activa el modo silencioso de tus dispositivos para que nada te interrumpa.
  • Ponte ropa cómoda y flexible que te haga sentir confortable y calentit@. Retira relojes inteligentes, relojes normales y joyas.
  • Puedes hacerlo sentad@ o tumbad@. Depende de la salud de tu espalda. Yo prefiero tumbada, me es más fácil soltar el peso de mi cuerpo y concentrarme. Puedes hacerlo sobre una esterilla o alfombra.
  • Una manta agradable.
  •  Puedes usar otras mantas o cojines para adaptar tu postura debajo de la cabeza, parte baja de la espalda o bajo las rodillas. Mímate y dedica tiempo a investigar cómo estas mejor.
  • Puedes usar música acorde con tu paisaje y olores a través de un humidificador, esencias o incienso.

Cómo se lleva a cabo:

  •  Una vez que hayas relajado tu cuerpo y tu respiración este calmada y constante comienza a imaginar en tu mente ese paisaje con todos los detalles que puedas recordar y cualquier otro que te venga a la mente.
  • Repasa a través de tus sentidos todo tu alrededor. Qué ves, la temperatura, la iluminación, el tacto bajo tus pies descalzados, que escuchas y de donde viene, a qué huele. Por último revisa tus emociones. Cómo te sientes, que palabras se vienen a tu mente.
  •  Pasea, descansa y permanece allí algunos minutos hasta que te apetezca volver.
  • Para regresar comienza revisando tu respiración y poco a poco ves comenzando a mover tu cuerpo muy lentamente desperezándote y por último haz algunos estiramientos.
  • Recuerda que puedes volver allí siempre que lo necesites. Cuando manejes la técnica podrás llevarla a cabo en cualquier lugar, sentad@ en transporte público mientras vuelves del trabajo, en una pausa en la biblioteca, en un descanso… se creativ@.

Aquí te comparto algunas fotos de paisajes que he ido realizando en mis excursiones y que guardo para mis ejercicios:

Y por último aquí tienes la visualización guiada donde te acompaño hasta que aprendas. Si quieres ir directamente al ejercicio comienza en el minuto 3 y 44 segundos. 

Descansando en la pradera de Ordesa-Huesca

>>> Pincha en la imagen para visualizar el vídeo

 

Y recuerda: “Esto también pasará”. No importa cómo te sientes ahora o las circunstancias que vives porque esto también pasará.

Si te apetece seguir aprendiendo a relajarte y cuidarte te animo a que vengas a probar una de mis clases de Yoga de forma gratuita, más info aquí.

Gracias por pasarte por aquí para practicar y aprender conmigo. Si te apetece me encantaría que me contaras que tal te ha ido el ejercicio. Te espero en los comentarios.

Un abrazo. Namaste. Maday

Saludo al Sol Hatha Yoga Principiantes

Yoga en Bustarviejo

Pincha en la foto para ir al vídeo de la clase en Youtube

El Saludo al Sol es una secuencia de posturas (asanas) que utilizamos en Yoga para activar y fortalecer todo el cuerpo. En este vídeo te muestro como hacer la secuencia de Hatha Yoga destinada a principiantes. Empiezo desde lo más básico para ir realizando pequeños avances con las piernas para incrementar la exigencia.

Es una secuencia fácil de aprender y que se realiza muy rápidamente. Te permite practicar yoga por ti mism@ en cualquier lugar y a cualquier hora. Es una forma de arrancar el día llen@ de energía o bien de acabar tu día deshaciéndote de todo el cansancio y rigidez.

Quizás lo más difícil sea ir llevando la respiración al ritmo. No te preocupes va saliendo poco a poco con práctica y constancia. Solo recuerda inhalar al estirar el cuerpo y expandir y exhalar al doblar o ir hacia atrás.

Tras la sesión puedes relajarte tumbad@ boca arriba en el suelo unos minutos.

Si te ha gustado y te apetece seguir practicando puedes unirte a mis clases semanales de Yoga.

Me encanta el Yoga porque más allá de simple deporte como lo calificarían algunos poco instruidos es toda una ciencia. Donde cada postura, movimiento, respiración… tienen un porqué al estimular y ayudar a distintas partes del cuerpo a recuperar el equilibrio y la salud.  Donde trabajamos la flexibilidad a través de lo más burdo que tenemos, nuestro cuerpo, para poco a poco llegar a impactar en la sutileza de nuestra mente. En cada sesión completa se trabaja todo el cuerpo en su plano físico, emocional y mental. Siempre se sale llen@ de energía y sobre todo con el cuerpo más suavito.

Gracias por estar aquí y compartir.

Un abrazo. Namaste

Maday